Punta Seca

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nombre: Margalida Frau Perelló

Título: Omnia mors aequat

Fecha: Mayo de 2014

Técnica: Punta seca sobre metacrilato

Útiles empleados: Puntas seca

Papel empleado:

Tamaño de la imagen:20x40cm

Tamaño del papel:30x70cm

Número de matrices: Una

Número de tintas:Una(negra)/ A la poupé, 2( magenta claro, morado)

Métodos de estampación empleados: Tórculo

Edición: Sin determinar

Ejemplar: Bon à tirer

Taller: Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, Aula de Grabado 3.08

¿POR QUÉ? 

 

"Omnia mors aequat" es una locución latina que significa literalmente "la muerte iguala a todos". Carácter igualitario de la muerte que, en su poder, no discrimina a sus víctimas ni respeta jerarquías.

 

En la estampa podemos observar una mujer cabeza abajo, con su pelo rodeando el cuello del hombre. Esta imagen representa la relación sexual que da como fruto la creación de otro ser humano. La verdad es que no quería representar una escena sexual explícita, por lo que dejé correr mi imaginación y salió esta imagen, que al fin y al cabo, acaban siendo dos personas entrelazadas. 

 

El título de la obra parece que no tiene mucha relación con la imagen. Pues bien, no es así. Ya que hacemos una crítica al aborto, donde "los de arriba" tienen el poder y deciden ellos por las mujeres", llevan a cabo una acción de desigualdad, el título, nos da a intuir, que todos somos iguales, y que nuestro destino nos hará iguales a todos. Puede que durante la vida, los más poderosos nos quiten nuestros derechos, y tengan mucho más poder que nosotros, pero la muerte hará que esto desaparezca y que a ellos les llegue el mismo destino tan cruel como es el nuestro: la muerte. Al fin y al cabo, con este conjunto de obras, lo que se defiende, es que el aborto, ( lo cual, de manera vulgar, sería la muerte provocada de alguien que aún no es persona) no es asesinato, por lo tanto, no es un delito. 

PROCESO TÉCNICO

 

¿Qué es la punta seca?

 

El grabado a la punta seca recibe esta denominación por la herramienta princial que se utiliza en la realización. Se trata de una punta de acero durísimo o de diamante, entre otros materiales de gran dureza, con la que se surca directamente el metal. La punta esta afilada cónicamente por un extremo y por el otro lleva adosado un mango de madera o metal por donde se coge. Actúa sobre el metal casi perpendicularmente y se maneja como si fuera un lápiz o una pluma. Cuando la punta afilada incide en el metal, deja unas rebabas características a ambos lados del surco, que no se cortan y que provocan efectos de densos velados en el momento de la estampación. Por ello la línea resultante es borrosa e irregular a lo largo de su recorrido y también en su profundidad. 

 

En este caso, en lugar de trabajar en una plancha de metal, trabajaremos en una de metacrilato, ya que es mucho mas económico y los resultados son prácticamente iguales. Deberemos realizar tres estampaciones, una, completamente limpia, otra con velo, y otra empleando la técnica de entintado a la poupée.

 

El primer paso a realizar es el de cortar la plancha al tamaño deseado. Se corta con una herramienta especial para cortar metacrilato, parecida a un cúter, pero que tiene una hoja más dura y resistente. Se hacen unas cuantas pasadas por dónde quieras cortar, y después de un golpe seco, ya se tiene el metacrilato cortado a la medida adecuada. En mi caso, al tener una plancha de 40x40cm, tuve que dividirla en dos partes, y así conseguir una de 20x40 cm. 

 

Tras haber cortado al tamaño deseado, es conveniente realizar unos biseles a la plancha, de unos 45º aproximadamente, ya que, si no estuviesen hechos, al estampar, se podría cortar la mantilla del tórculo. Para realizarlos, es necesario raspar los cantos de la matriz con un cuter varias veces, hasta conseguir los 45º deseados. 

 

Para realizar el diseño, utilizé una punta seca, incidiendo con más o menos fuerza según la profundidad y grosor que deseara de la línea. 

 

 

 

 

 

 

 

En cuanto a la fase de entintado y estampación, éste es diferente a los demás, ya que en lugar de entintar con un rodillo, vamos a estampar con una muñequilla hecha de tarlatana, del tamaño de una pelota de golf aproximadamente. 

Ésta vez, la tinta deberá ser batida con una gotita de aceite de linaza. Al estar ya batida la tinta, se untará la muñequilla de ésta y se irá aplicando a la matriz mediante movimientos circulares y apretando de manera que los surcos queden enteros rellenos de tinta, y no aparezcan calvas. Al estar ya la matriz cubierta, procederemos a eliminar la tinta restante con la tarlatana, también haciendo movimientos circulares, y, finalmente, con un papel de seda, para dejarla completamente limpia. 

 

Personalmente, en este ejercicio no he encontrado prácticamente ninguna complicación; posiblemente, el paso más laborioso es el entintado, proceso bastante más largo que con otras técnicas de estampación utilizadas anteriormente, dónde solo debíamos batir la tinta y extenderla por la matriz mediante el rodillo. 

 

He quedado bastante contenta con el resultado de las estampaciones, quizá con la que más ha sido con la estampación con velo( imagen nº 2), ya que es la que se acerca más a la idea que tenía de cómo iba a quedar la estampa. 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

 

margafrauperello@gmail.com

C/Lepanto nº7, 3ºC - Sevilla 

Sevilla, España

653160799